Pete Oxford

Líneas Base y Monitoreo Estandarizado a Largo Plazo

¿Cómo saben que sus esfuerzos para proteger a las poblaciones de fauna marina y sus hábitats críticos son exitosos? Si no se tiene un punto de partida, es difícil medir un objetivo en movimiento. Para evaluar la diversidad de especies y la abundancia de una región en un determinado período de tiempo, se utiliza una encuesta de línea base, básicamente es un recuento de lo que se observa en un conjunto de lugares representativos en determinados momentos de tiempo. Esta línea de base sirve como punto de referencia a partir del cual se miden los cambios en el tiempo en diferentes regiones, incluyendo dentro y fuera de las áreas protegidas y/o antes o después de un evento específico, como la implementación de un área protegida o nuevas regulaciones.

MarAlliance lleva a cabo monitoreos estandarizadas de línea base de manera regular en todo Belice, Honduras, Panamá and Cabo Verde, y colabora con socios en países como México, Guatemala, Cuba y Micronesia para desarrollar y ayudar a implementar estos monitoreos. Al enfocarnos en “Peces Grandes” que a menudo sirven como centinelas del cambio ecosistémico, podemos identificar en qué lugares la sobrepesca puede alterar el delicado equilibrio de los ecosistemas tropicales. Nuestros hallazgos ayudarán a informar a los manejadores a diseñar estrategias de conservación para que estas especies sigan prosperando, al igual que las poblaciones humanas que dependen de ellas.


El pescador artesanal Evaristo Muschamp muestra un otolito recientemente extraído, como parte de un estudio sobre la edad y el crecimiento del Mero Aleta Amarillo. Foto: Cameron Rodas

Biología de Especies Amenazadas

La determinación de la tasa de crecimiento específico de una especie, el tamaño y la edad de la madurez y la tasa a la que se reproduce nos dice mucho sobre su vulnerabilidad a la explotación pesquera. Una especie de tiburón de crecimiento lento que sólo produce 4 crías cada dos años puede que no sea capaz de recuperarse de la mortalidad producida por la pesca. Esta es información especialmente importante para las especies amenazadas que han sido sobreexplotadas. Debido a que las tasas de crecimiento y el rendimiento reproductivo varían tan ampliamente entre las especies y a menudo por región, es sumamente importante estudiar el crecimiento y la biología reproductiva de la fauna marina amenazada en base específica de una especie y regional.

A través de métodos independientes y dependientes de la pesca, MarAlliance ha estado determinando las tasas de crecimiento y la edad de madurez para especies como el Tiburón de Arrecife del Caribe, el Mero Goliat y varias especies de rayas que actualmente están en la categoría de datos deficientes por la Unión Internacional para la Conservación de la Naturaleza (UICN). Los resultados de nuestro trabajo se han integrado en artículos de investigación, planes de manejo y evaluaciones de especies.


Un transmisor satelital de Tortuga Carey provee información sobre sus movimientos alrededor del Atolón de Lighthouse, Belice. De archivo: Pete Oxford

Ecología Espacial de Especies Amenazadas

La ecología espacial es el estudio del uso de hábitats y ecosistemas por parte de un organismo a lo largo de su vida. Una variedad de factores influyen en la ecología espacial, incluyendo entre otros: la disponibilidad de alimentos, el tipo de hábitat, la estación, la actividad reproductiva y la evasión de depredadores. No es sorprendente que a medida que un animal crece y envejece, a menudo cambiará su patrón de uso del hábitat. Estudiamos la ecología espacial de peces grandes para detectar estos patrones e identificar aquellos hábitats que pueden ser críticos para el éxito de sus poblaciones.

A medida que las poblaciones humanas continúan creciendo, la destrucción del hábitat y la sobrepesca están cambiando la ecología espacial de los tiburones y las rayas. Varios estudios han demostrado que la abundancia y diversidad de especies disminuye con la creciente proximidad a los centros de población humana. Uno de los grupos de peces más vulnerables son los Peces Sierra y hemos visto drásticas reducciones en el hábitat preferido (estuarios limpios, manglares y bancos de arena) para las cinco especies de Peces Sierra. En los últimos años (más de 25 años para el Pez Sierra de Dientes Largos) no se han observado en el Caribe las especies de Pez Sierra de Dientes Pequeños y Largos y se consideran ecológicamente y/o funcionalmente extintos en toda la región del Arrecife Mesoamericano (México, Belice, Guatemala y Honduras). Al identificar hábitats críticos para peces grandes, esperamos que este patrón no continúe.

MarAlliance ha revelado patrones de comportamiento y movimientos en una amplia gama de fauna marina incluyendo tortugas, mantarayas, tiburones ballena y tiburones asociados a los arrecifes. Vea nuestra página de publicaciones para nuestros artículos sobre este tema.


Pescador tradicional Traza las líneas de mano para los peces de los arrecifes de Pohnpei.

Pescas Sostenibles y Reducción del Esfuerzo Pesquero

Para los países costeros subdesarrollados, la pesca de una variedad de especies es a menudo importante para el sustento, la cultura y la salud de la población humana. Sin embargo, en muchas regiones, las capturas se están reduciendo y el tamaño de los peces capturados está disminuyendo. La recopilación de datos de las pesquerías puede permitir a los investigadores identificar y abordar los problemas para asegurar la salud continua de las poblaciones de peces y las comunidades que dependen de ellas.

Las operaciones de pesca en muchos países tropicales suelen realizarse a pequeña escala, a menudo llevadas a cabo desde pequeñas embarcaciones en zonas de fácil acceso desde la costa. Sin embargo, el uso de artes de pesca destructivas, como las redes y los palangres, pueden tener una influencia negativa en las poblaciones de peces y poner en peligro el éxito de las pesquerías futuras. Los tiburones son especialmente vulnerables a ser atrapados por redes y palangres y son a menudo blanco de los pescadores.
Una mejor comprensión de las pesquerías, el esfuerzo pesquero y los desembarques, junto con los flujos comerciales, ayudarán a determinar si estas pesquerías son sostenibles y cumplen los requisitos de las convenciones internacionales. En la actualidad no existen pesquerías sostenibles de tiburones y rayas en los países tropicales.

MarAlliance está trabajando con numerosos socios para caracterizar el alcance de la pesca de elasmobranquios, los mercados y flujos comerciales asociados. Los resultados se están introduciendo en las estrategias de ordenación a nivel local, nacional y regional, como los planes de manejo de las AMP’s, el manejo de especies específicas, los planes de acción nacionales (PAN), la inclusión de especies en la Convención sobre las Especies Migratorias (CMS), Comercio Internacional de Especies en Peligro de Fauna y Flora (CITES) y sus dictámenes de extracción no perjudicial (NDF).

Ivy

Mar profundo: La última frontera

Los tiburones y peces que habitan las aguas profundas de más de 150 m (500 pies) se encuentran entre las especies menos estudiadas en los océanos del mundo y las pesquerías de aguas profundas a menudo se establecen en estas profundidades antes de que se puedan realizar investigaciones sobre la biología y ecología de los animales capturados. Esto es especialmente un problema para las especies de aguas profundas porque tienden a ser de crecimiento más lento y se reproducen más tarde que sus contrapartes costeras y por lo tanto son menos capaces de recuperarse de la sobrepesca. Las especies de tiburones son especialmente vulnerables, ya que a menudo tienen una productividad muy baja: por ejemplo, Quelvacho o “Gulper” producen solo una cría por ciclo reproductivo.

Actualmente estamos realizando investigaciones sobre los peces de aguas profundas, los tiburones y las pesquerías del Sistema Arrecifal Mesoamericano (SAM) para conocer más sobre las especies que habitan esta región, cómo se distribuyen y cómo pueden responder sus poblaciones al aumento del esfuerzo pesquero. Trabajando con pescadores locales, estamos llevando a cabo algunas de las primeras investigaciones sobre estas especies en el SAM. Esperamos saber qué especies podrían ser las más vulnerables a la sobreexplotación e identificar hábitats críticos que necesitan protección. En el camino, también estamos aumentando nuestro conocimiento sobre el ecosistema de las profundidades marinas, ampliando los rangos conocidos de especies e incluso encontrando potencialmente nuevas especies.


Una tripulación feliz de pescadores recreativos muestran su Wahoo (Acanthocybium solandri) antes de la recolección de datos sobre el peso, longitud, condición reproductiva y otolitos por el equipo de MarAlliance. Foto: Rachel Graham

Pesca Recreativa

Muchos peces deseados por los pescadores deportivos o recreativos son especies grandes y altamente migratorias. Estos animales son a menudo depredadores ápex e indicadores de la salud de los océanos. Debido a que son altamente migratorios, los peces para pesca deportiva pueden ser objetivos de pescadores en más de un país, lo que complica su manejo. Belice tiene una larga historia de pesca recreativa en alta mar, pero actualmente se desconoce el estatus de las poblaciones preferidas. Trabajando con pescadores y en torneos, MarAlliance está ayudando a caracterizar la pesca recreativa en mar abierto en Belice para entender mejor el estado de nuestras poblaciones de peces deportivos, especialmente su edad, crecimiento, reproducción, preferencias de hábitat, preferencias estacionales, dinámica de la cadena alimentaria y dietas.


Un miembro del equipo entrevista a un pescador local sobre sus capturas y percepciones sobre el estado de los recursos pesqueros. Foto: Gaby Ochoa

Evaluaciones Socioeconómicas

Muchos países tropicales carecen de datos (datos deficientes) cuando se trata de pesquerías o información sobre megafauna marina. Para llenar los vacíos de datos y apoyar las medidas precautorias de manejo, hemos realizado evaluaciones socioeconómicas de una gama de pesquerías en pequeña escala, que incluyen peces asociados a los arrecifes, tiburones, Mero Goliat y peces de aguas profundas. Dependiendo del grupo objetivo y de la información necesaria, las encuestas se configuran como encuestas pre y post retrospectivas en línea o reconstrucciones de capturas.

Los resultados se triangulan con estudios de campo independientes de la pesca y cuando se es posible, estudios de mercado para cuantificar mejor la diversidad, distribución, tamaño y demografía de las especies desembarcadas, así como la estacionalidad de las capturas y los precios de mercado. Dado que el consumo de recursos marinos no es el único factor relacionado con el valor de la fauna marina, también realizamos estudios para evaluar el estado del Pez Sierra y el turismo de buceo que genera el Tiburón Ballena y los Tiburones de Arrecife. Los resultados se han utilizado para adaptar mejor los esfuerzos de ordenación y conservación, incluida la legislación sobre las agregaciones de desoves de peces de arrecife, la designación de MPA, la protección de los tiburones costeros y asociados, la protección de especies como el Tiburón Ballena (Rhincodon typus) y tiburones enfermeras (Ginglymostoma cirratum) y límites de tallas propuestas para la pesquería de mero de Goliath (Epinephelus itajara).


El equipo que realiza encuestas de percepción de tiburones con comunidades costeras en Honduras.

Evaluaciones de la Percepción Pública

Con el fin de mejorar la sensibilización del público sobre la fauna marina y especialmente sobre los tiburones, hemos llevado a cabo iniciativas de divulgación y educación en todo Belice desde 1999. A partir de 2001, estas iniciativas se ampliaron a otros países como Madagascar, Micronesia, México, Guatemala, Cuba y Honduras. Sin embargo, necesitábamos saber si nuestros esfuerzos habían sido efectivos para cambiar la mentalidad arraigada de miedo o disgusto. También necesitábamos orientación para perfeccionar nuestros mensajes de conservación para mejorar los cambios en el uso de artes de pesca no sostenibles tales como redes y palangres, las preferencias de los consumidores y la administración de la megafauna marina.

Como los tiburones en particular son temidos por muchos en todo el mundo, incluyendo Belice, estábamos interesados en entender lo que estaba detrás de este miedo y posteriormente identificar las estrategias de comunicación con el fin de mitigar ese miedo. Específicamente, se llevó a cabo una encuesta nacional en Belice para evaluar los conocimientos, percepciones y preferencias de manejo de los elasmobranquios por parte del público. Se siguió un formato estándar pre/post con 25 preguntas. Las pre-encuestas se llevaron a cabo en 2011, antes de las actividades de divulgación y las post-encuestas se realizaron en el invierno de 2013/14 después de una campaña de divulgación de 2,5 años. Los objetivos de esta encuesta con el público de Belice fueron: 1) Identificar niveles de conocimiento, percepciones y actitudes hacia los tiburones; 2) Revelar patrones nacionales de consumo de carne de tiburón; 3) Resaltar las opciones propuestas de manejo y conservación; 4) Evaluar la eficacia de las estrategias utilizadas en la campaña de divulgación.

Los resultados previos a la encuesta nos ayudaron a desarrollar y adaptar una estrategia de divulgación que ha brindado muchas oportunidades para educar e inspirar y ayudó a expandir nuestro alcance para los tiburones y rayas a lo largo del Arrecife Mesoamericano. Los resultados indicaron que el público beliceño tiene un buen conocimiento básico de los tiburones y rayas. Desafortunadamente, cerca de la mitad de los encuestados le tenían miedo a los tiburones y rayas, más mujeres temían a los tiburones que los hombres. A pesar de este temor, más del 80% de los encuestados apoyó la protección de los tiburones y rayas en 2011 y 2014. Los beliceños creían que el tiburón y las rayas eran importantes para el turismo y por lo tanto generar ingresos para el país. Sin embargo, todavía necesitamos aumentar la conciencia sobre los efectos nocivos para la salud del humano el consumo de carne de tiburón, particularmente entre los hombres. Las comunidades donde el consumo de tiburones fue mayor incluyó la ciudad de Belice y la costa sur de Belice.

La integración de las encuestas de percepción en la gestión proporciona un medio altamente replicable y estratégico de focalización de mensajes de conservación y evaluando los esfuerzos de divulgación a menudo costosos y que requieren mucho tiempo.


Los tiburones grandes acumulan altos niveles de metilmercurio neurotóxico en sus tejidos que se transmiten a los consumidores. De archivo: Pete Oxford.

¿Es saludable para ti comer tiburón y otros peces grandes?

Como depredador superior en la cadena alimenticia, se sabe que los tiburones y otros grandes peces depredadores acumulan toxinas adquiridas de los peces y otras presas que comen durante el transcurso de sus vidas. Varios artículos publicados indican que la carne de tiburón contiene altos niveles de metilmercurio, que es una potente neurotoxina que a menudo se deriva de procesos industriales, especialmente la fabricación de cemento.

Los resultados de un estudio reciente realizado por los miembros del equipo de MarAlliance indicaron que más del 80% de los tiburones muestreados en el atolón Lighthouse Reef en Belice estaban por encima de los niveles recomendados por la Agencia de Protección Ambiental (EPA, por sus siglas en inglés) de 0.3 partes por millón (ppm) y más del 37% estuvo por encima de los niveles permitidos por la Administración Federal de Medicamentos (FDA) y la Organización Mundial de la Salud (OMS) de 1,0 ppm. Investigaciones anteriores sobre los niveles de metilmercúrio en el Mero Goliath realizado en Belice por MarAlliance sugieren que los niveles de mercurio son altos en animales de más de 55 cm TL y muchos superan los criterios gubernamentales de asesoramiento para la salud humana (Evers et al., 2009).

Aunque alarmantes, estos resultados no son totalmente sorprendentes. Los tiburones y las meros son depredadores apex que son conocidos por biomagnificar las toxinas, incluyendo metales pesados como el mercurio, debido a los muchos vínculos de la cadena alimentaria existentes en el medio ambiente marino. En los seres humanos, la absorción de grandes pulsos de mercurio y la ingesta continua por encima de los niveles sugeridos afecta las capacidades cognitivas, la memoria y deprime los niveles de serotonina.

Las advertencias de la EPA y la FDA sugieren que las mujeres embarazadas deben evitar comer pescado como el Tiburón y la Caballa (macarelas), además de no comer más de dos comidas de pescado o marisco de menor contenido de mercurio a la semana (no más de 12 onzas o dos comidas promedio (vea: Lo que necesita saber sobre el mercurio en pescado y mariscos). Debido al potencial de desarrollar problemas, estos avisos se consideran demasiado altos para las mujeres embarazadas y los niños pequeños, con sugerencias de 0.12 ppm como el umbral aceptable para estos grupos.